Economía
“Me pregunto por qué las empresas chicas son buenas y las grandes son malas. Les estamos dando un mensaje a todos estos chicos que van a incubar acá de que nunca crezcan, que nunca mejoren, porque van a pasar a ser malos”, aseguró.
“Ojalá que todas las pequeñas empresas puedan llegar a medianas y las medianas puedan ser grandes”, aseguró.
“Ojalá que todas las pequeñas empresas puedan llegar a medianas y las medianas puedan ser grandes”, aseguró.

“Me pregunto por qué las empresas chicas son buenas y las grandes son malas. Les estamos dando un mensaje a todos estos chicos que van a incubar acá de que nunca crezcan, que nunca mejoren, porque van a pasar a ser malos”, aseguró ayer el presidente Mauricio Macri en la inauguración del Centro de Desarrollo de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (CDTIC) de la Universidad Nacional de La Matanza. El mandatario dio por hecho de ese modo que para que las pymes “mejoren” deben convertirse en grandes empresas, cuando numerosos estudios demuestran que son precisamente las pymes las que contribuyen en mayor medida con el empleo, la competitividad, la sostenibilidad y la estabilidad de las sociedades en las que están insertas. Forman parte intrínseca de la comunidad y su suerte está en gran parte atada a ella. Distinta es la situación de las grandes multinacionales que, cuando los costos son más baratos en otro lugar, deslocalizan su producción e incluso su cuartel general. El mejor ejemplo lo ofreció ayer la firma Mercado Libre que, paradójicamente, horas después de que Macri la destacara, amenazó con irse del país porque le quieren cobrar más impuestos.     

 
Reforma fiscal, laboral y jubilatoria constituyen una tríada a la que, según el presidente Macri, “no hay que tenerle miedo”. Ya se conocen algunos elementos que componen los ejes centrales. Detrás de las consignas de generación de empleo, responsabilidad fiscal y calidad institucional se esconden efectos muy perjudiciales. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó una síntesis de las principales transformaciones que implicarían las medidas: mayores ganancias para los empresarios, desfinanciamiento del Estado, aumento del déficit y del endeudamiento, y reducción de servicios sociales.

Reforma laboral

El primer gran eje a resaltar de la reforma laboral es el “blanqueo” y los incentivos que condonan deuda y perdonan incumplimientos a las empresas. Esto implica para los empresarios que se incorporen al blanqueo, extinción de multas, infracciones y el retiro del registro de personas sancionadas por incumplimientos (en general, asociado a trabajo no registrado). Esto les permite a los empresarios que incumplieron con las normas de registración, ser los grades beneficiarios de la reforma. Por un lado, les permite el acceso nuevamente a programas de financiamiento, licitaciones, etc. y por el otro,  condonaciones muy importantes de deuda.

El espíritu de esta medida, se basa en la creencia de que al aumentar los márgenes de ganancia, se generan incentivos para la creación de empleo y la reducción de los niveles de informalidad laboral. Sin embargo, esta propuesta no ahonda en las verdaderas causas de la informalidad laboral. Por un lado, si se realiza un análisis por tamaño de empresa, se evidencia que las pequeñas no cuentan con la sustentabilidad necesaria (sin apoyo estatal) para “blanquear” al conjunto de su plantel laboral; mientras que en el caso de las grandes empresas, hay una práctica arraigada de no registración aún con altas tasas de ganancia, no habiendo evidencia de que a mayor tasa de ganancia, mayor nivel de registración. Por otra parte, hay actividades que nuclean bolsones de informalidad (como el caso de los peones rurales, o el servicio doméstico) donde operan factores sociales y culturales, muy vinculados también a la tercerización laboral (como el caso de las empresas textiles que solo emplean el diseño y tercerizan la elaboración de prendas en talleres). Además, la ausencia de capacidades estatales en la fiscalización laboral contribuye a la problemática.

Durante las últimas décadas, la cúpula empresaria se especializó en fugar del país las ganancias que obtuvo, tal como lo demuestran sucesivas filtraciones como Panama Papers y Paradise Papers. Las características de un sistema global ideado para evadir.
Imagen: Guadalupe Lombardo

Producción: Tomás Lukin


La cúpula empresaria

Por Leandro M. Bona y Mariano A. Barrera *

La fuga de capitales se trata de la salida de excedente económico (riqueza) de un país, generalmente tomando como refugio plazas financieras con secreto bancario y/o exenciones impositivas. El análisis de esta modalidad es relevante ya que se inscribe en un proceso de financiarización de la economía en la que las grandes firmas relegan la inversión en activos productivos para pasar a hacerlo en opciones financieras, afectando el potencial de la capacidad instalada de la economía, al reducir los niveles de inversión (dado que no se resiente el consumo de esos sectores), la recaudación estatal y, consecuentemente, afectando negativamente el nivel de empleo y crecimiento de la economía.

Escuchá en vivo!!!

Radio Encuentro Luján

Radio Encuentro en TuneIn

#YOBanco

#YOBanco
Sumá tu aporte para volver a la Argentina que soñamos.
#YOBanco
Nuevo Encuentro recibe aportes voluntarios para financiar sus actividades y funcionamiento.
#YOBanco
Los aportes permiten que sigamos peleando contra el ajuste y construyendo la Argentina que merecemos.

Encontranos en radioarg.com

radioarg.com

Auspiciantes

Homenaje a Néstor Kirchner

Cristina con Novaresio 14/9/2017 Entrevista Completa